boton principal
boton rutas
boton imagenes
boton fiestas
boton historia
boton enlaces

amigos del oso pardo

Síguenos en

icono facebook Facebook
icono twitter Twitter
icono twitter Youtube
icono twitter Instagram
Historia, Leyendas y Tradiciones.

P. L. Giuseppi y la siempreviva del Espigüete (Sempervivum Giuseppii).
Por Nacho Cuesta.

P.L. Giuseppi Las duras condiciones climáticas del Espigüete y otras cumbres cercanas (alrededor de 2.500 m.) provocan el nacimiento y desarrollo de infinidad de tipos de líquenes y pequeñas plantas características de la alta montaña. De entre todas estas especies, las siemprevivas destacan por su pequeño tamaño pero también por su resistencia durante todo el año.

En 1935 el Dr. Paul Leon Giuseppi, presidente de la Alpine Garden Society británica, y durante una de sus expediciones por la Cordillera Cantábrica, descubrió en la Peña Espigüete una nueva especie de siempreviva, que crecía entre las escarpadas grietas calizas cercanas a la Sempervivum Giuseppii cumbre (a partir de 1.800 m.).

Sus hojas, compactas y de un verde profundo, están densamente cubiertas por diminutos pelos blancos, lo que le da al rosetón (2,5-3,5 cm. de diámetro) una apariencia aterciopelada. La flor de esta especie es de un intenso rojo carmín y aparece en el mes de Junio.
Fueron descritas científicamente por primera vez en 1941 (AGS Bulletin 9:115) por el Dr. R. S. Wale como Sempervivum Giuseppii en honor a su descubridor.
Sempervivum Giuseppii con flor
Conviene decir que esta especie es endémica de la Cordillera Cantábrica y a veces se la referiere como un híbrido de la S. Cantabricum (a partir de 700 m. altitud y con bordes rojos en todas sus hojas) y la S. Arachnoideum (a partir de 300 m. altitud y con pelos más largos formando una especie de tela de araña en el centro), y por lo tanto la interpretación de la naturaleza exacta de esta planta es difícil.

cartel valverde de la sierra
Email: [email protected]
Remezclado por Miguel y Nacho - Política de privacidad